Dulce de tapioca en vasitos

Receta de Elia González

A veces las cosas no salen como queremos y por mucho orden o planeación que queramos tener, la vida viene y nos recuerda que en algunas ocasiones, un poco de caos es necesario.

La semana pasada perdí muchas fotos de recetas que había ido preparando y que estaba por subir al blog, es algo que nunca me había pasado; como en todo, la responsable de que me sucediera algo así fui yo.

Había estado tomado las fotos con la cámara de mi celular; de hecho, casi siempre tomo las fotos del proceso e ingredientes con la cámara del celular y para la foto de la presentación final utilizo una cámara réflex, pero usualmente conforme voy cocinando voy bajando las fotos a mi computadora para seleccionarlas e insertarlas en la entrada correspondiente, es decir, jamás acumulo fotos. Sin embargo, por alguna razón, fui dejando pasar cada sesión, hasta que acumule bastantes fotos en el celular  (más de 100)  y entonces ahí fue cuando vino el caos: justo el día que tenía pensado editarlas, mi celular decidió apagarse, así sin más. No dio señales de vida hasta unos 6 días después, cuando mi hermano me ayudo a restaurarlo…por supuesto, las fotos no estaban ya y como había deshabilitado la opción de hacer una respaldo en la nube (tomó muchísimas fotos de comida, mi espacio de almacenamiento se agota rápidamente) adiós fotos, adiós recetas, adiós trabajo de 1 mes, adiós programación de entradas para el blog.

Ni modo, así es la vida.

Por eso he tardado tanto en venir, primero pensé que podría recuperarlas, después estaba literalmente en shock, sobre todo porque este mes y el siguiente parecían perfectos en cuanto a planeación de entradas.

Y como dice el dicho: al mal tiempo, buena cara, por eso, quise endulzarme un poco la vida y subir una de las recetas perdidas, para  lo cual (obviamente) tuve que cocinar todo otra vez, lo bueno es que es tan rica que en casa nadie se quejó por tener que comer otra vez tapioca 😉

La receta es sencilla y luce mucho ¡Vamos a mi cocina!

Ingredientes

(15 porciones)

1 taza de perlas de tapioca

1 litro de agua purificada

700 ml de leche entera

1 lata de leche condensada

1 copita (30 ml) de licor de cointreau 

  • También puedes usar cognac o un buen brandy

1 yema de huevo

1 lata de leche evaporada

ingredientes

Procedimiento

Esta receta debes hacerla con antelación, te recomiendo que no la apures o las perlas quedaran duras, necesita reposo durante la noche.

Una noche antes coloca en un tazón amplio las perlas de tapioca junto con el litro de agua purificada y deja en reposo de 10 a 12 horas.

Cuando se han remojado aumentan su tamaño considerablemente.

2

Escurre y desecha el agua  y coloca las perlas en una cacerola junto con 700 ml. de leche  entera a fuego medio.

  • Debes mover constantemente, pues las perlas se pegan a la base de la cacerola  fácilmente y si esto pasa es muy probable que se quemen y adiós postre 😦

Una vez que comienza a hervir, baja el fuego al mínimo y mueve constantemente.

3

Coloca la yema en un tazón pequeño y vierte una cucharada (con la cuchara de sopa) de leche hirviendo sobre ella, con ayuda de un tenedor o batidor de globo “bate” enérgicamente la yema con la leche de manera que no se cocine, sino que se integre. Después añade otra cucharada de leche y vuelve a batir, yo añado unas seis o siete cucharadas de leche batiendo entre cada adición hasta que la mezcla de yema y leche están casi a la misma temperatura que la tapioca.

  • Mientras estas temperando la yema, baja el fuego al mínimo y NO debes dejar de mover la tapioca con la leche.

Una vez que la mezcla de leche y la yema está calientita, añadela a la tapioca seguida del licor que elegiste e integra muy bien.

  • En este punto puedes probar si el licor es suficiente, pues depende mucho del gusto de cada persona, tengo que confesar que yo añado hasta dos copitas de licor o poquito más 😉
  • Ya sé que a muchos ponerle una yema les inquieta un poco, pero te aseguro que el resultado final con la yema y sin es muuuy distinto. La yema va a dar mucha cremosidad y consistencia a la tapioca y te aseguro que para nada la sientes al probarla.

Inmediatamente después vierte la leche condensada y la leche evaporada, integra bien y deja un par de minutos al fuego, sin dejar de mover.

Apaga el fuego y deja reposar.

Este es un postre que va muy bien frío (4 ó mas horas de reposo en el refrigerador) pero si  tu quieres puedes comerlo tibio.

  • Cuando se enfría espesa un poquito más, así que si lo quieres más líquido te aconsejo que esperes a que este frío para que veas la consistencia final y en caso de necesitarlo puedes añadir un poquito más de leche de vaca o evaporada hasta que tenga la consistencia que necesitas.

Sirve en vasitos individuales, espolvorea con una pizca de canela molida y ofrece.

7

¡Es deliciosa!

8

¡Perfecta para una mesa de postres! Más de una vez la he puesto en mesas de postres y es de los postres favoritos.

9

Bonita semana 🙂

CRYS

Anuncios

Me encanta leer a quien está del otro lado, si te gustó la entrada o tienes alguna inquietud déjame un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s